martes, 8 de diciembre de 2015

La bandolera Margarita Cisneros


En varias partidas de bandoleros van mujeres, pero no es lo habitual. Alguna incluso se echa sola al monte, este es el caso de Margarita Cisneros natural de Tamarite de Litera (Aragón) se ve obligada por sus padres a casarse contra su voluntad, a pesar de estar enamorada de un honrado labrador del pueblo, contrae matrimonio con un comerciante en Lleida. 
Existe un pliego de cordel que se titula: Atrocidades de Margarita Cisneros, el texto se mueve entre hechos reales y ficticios propios de los romances. En décimas glosadas se explica los delitos que cometió esta joven, os dejamos algunos fragmentos:

Nadie se duela de mi
que á mi marido he matado,
y por atrevida mano
merezco garrote vil.

Por más gustos que me daba,
jamás le tome cariño,
pues nunca fue gusto mío
el estar con él casada;
siempre mi memoria estaba
en un labrador honrado
que mi padre ha despreciado;
y mi pensamiento atroz
cometí tan gran error
que a mi marido he matado.

Tras cometer el crimen de su marido y su amante Margarita se echa al monte con su caballo y un trabuco, a similitud de los bandoleros románticos del siglo XIX.

Jaca mía cuanto vales,
trabuco cuanto te quiero
tu en mis manos, no me entrego
aunque vengan cien alcaldes.

Con mi caballo ligero
recorro el Alto Aragón,
veo salen de Monzón
soldados y caballeros;
en el campo les espero
con mi trabuco y mi sable.
Margarita, Dios te guarde
cuando el trabuco disparo,
y por tierra seis soldados
jaca mía cuanto vales.

Sube por tierras de Jaca, vuelve a Tamarite a la casa de sus padres, de donde debe salir huyendo a Lérida y Gerona. Mata a varias personas que le entorpecen el camino y finalmente es detenida por la Guardia civil en un tiroteo en el que le explota su propio trabuco. Tras el juicio confiesa 14 asesinatos y es condenada a garrote vil en 1852:

Por la fuerza fui casada,
que mi padre lo mandó;
ahora me veo yo
en el garrote sentada.

   Padres los que hijas teneis,
mirad la tribulación,
y también la situación
en que á Margarita veis;
sus gustos no las quiteis
por sus estrellas guiadas
nunca pueden decir nada;
más yo en el garrote muero,
le diré á un Dios verdadero
por la fuerza fui casada.
   Mis amores yo plantaba
en un labrador hermoso
que para mi eran sus ojos
mas que el lucero del alba;
mi padre que se enteraba
á Lérida me llevó,
y me dicen de que yo
dé la mano á un comerciante.
que no replique un instante,
que mi padre lo mandó.
   Obedecí ciegamente
y todo ya preparado,
el cura que está avisado
y del novio los parientes,
reunida ya la gente
me echaron la bendición,
ó más bien la maldición,
que infelices han pagado,
y del verdugo en las manos
ahora me veo yo.
.
Este romance se editó en pliego de cordel para ser vendido y recitado en plazas y mercados.

Sin duda es interesante comprobar cómo el nombre de Margarita Cisneros de Tamarite recorre durante más de un siglo las ciudades y pueblos de España, convirtiéndose en un personaje popular.

Artículo dedicado a las mujeres bandoleras o que acompañaban y ayudaban a bandoleros.

Para más información pueden ponerse en contacto con nosotros.
Calle Armiñan 65, Ronda (Málaga)
Teléfono: 952877785
Tienda On-line: www.museobandolero.es
También podéis seguirnos en: