sábado, 24 de octubre de 2015

El día que la ilustración se impuso al bandolerismo





ABC
Pablo de Olavide
A continuación os dejamos un artículo del Diario ABC sobre  la labor de Pablo de Olavide  para terminar con la inseguridad en despeñaperros: 

    Cuentan los libros de historia que atravesar Sierra Morena a mediados del XVIII era un verdadero peligro, que todo aquel que transitaba entre Castilla y Andalucía era carne de trabuco. Lo dicen las crónicas y hasta los cuadros de Goya: que los bandoleros asaltaban cualquier mercancía con la tranquilidad del que va a cobrar un billete premiado. Que había una impunidad alarmante.
Harto de esta situación, Carlos III promovió las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena, un plan para acabar con la inseguridad en la zona de Despeñaperros. La idea, que surgió hace 250 años, consistía en colonizar esos espacios desérticos para disuadir a los maleantes. El político y escritor Pablo de Olavide fue el encargado de dar forma a un proyecto que fue «admirado en el mundo entero como una de las cosas más curiosas que se hizo durante la Ilustración española», asegura Águeda Castellano, historiadora y presidenta de la Comisión para la Conmemoración del 250 aniversario de la Fundación de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena.

Seis mil colonos

De la mano de Olavide nacieron 14 municipios nuevos, que se «rellenaron» con ciudadanos venidos desde Alemania, Austria, Francia, Italia e incluso Grecia. Por esta diversidad, todavía hoy se mantiene una proporción de apellidos extranjeros bastante alta. Según el libro «Colonización y Subversión en la Andalucía de los siglos XVIII y XIX», de Bernaldo de Quirós, llegaron a España unos 6.000 colonos, que cobraron cada uno 326 reales junto a un lote de tierras, ganados y eximiéndoles de pagar tributos durante diez años. Un regalo, vamos.

El único requisito que se puso a los nuevos habitantes es que fueran católicos, tal y como figura en el fuero de población del 5 de julio de 1767. De entre estos 14 municipios repartidos por Andalucía (con trece) y la actual Castilla-La Mancha (solamente uno), Olavide eligió La Carolina para colocar su cuartel general. Todo iba según lo previsto hasta la aparición de Fray Romualdo de Friburgo, un clérigo alemán que precipitó el hundimiento de su carrera política.

Comenzó una especie de «guerra interna» entre el político y el fraile, que le denunció varias veces ante el Tribunal de la Inquisición por su forma de hacer las cosas. Fray Romualdo era un representante de la Iglesia católica y Olavide, uno de los máximos exponentes de la Ilustración. Vivían en mundos diametralmente opuestos. En ese enfrentamiento salió perdiendo el escritor, que fue desterrado sin que pudiera terminar la tarea que le habían encomendado.

Consecuencia de esta decisión, el trabajo de las Nuevas Poblaciones se vio perjudicado. Llegaron nuevos intendentes a ocupar el lugar de Olavide pero el proyecto tardó en consolidarse. Muchos alemanes murieron a consecuencia del calor y las siguientes repoblaciones -ya en el siglo XIX- se hicieron con gente nacida en España, procedente de otros rincones de Andalucía y Castilla-La Mancha.

Olavide regresó, pero le prohibieron vivir en las Nuevas Poblaciones, un lugar que, gracias a su gestión, ya no era refugio de maleantes. Se retiró a Baeza y allí pasó sus últimos días.

http://www.abc.es/cultura/20150409/abci-olavide-bandolerismo-sierra-morena-201504082104.html

Para más información pueden ponerse en contacto con nosotros.
Calle Armiñan 65, Ronda (Málaga)
Teléfono: 952877785
Web: www.museobandolero.com
Tienda On-line: www.museobandolero.es
E-mail: museo@museobandolero.com
También podéis seguirnos en:
Facebook
Youtube
Google+

Instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario